Cómo hacer que un ramo de flores dure más

Mucha gente piensa que un ramo de flores dura muy poco, unos días sólo. Eso dependerá de muchos factores, pero no tiene por qué ser así necesariamente. No obstante, hay flores que duran más y otras, en cambio, duran menos, por muy bien que las tratemos.

Las flores que más duran después de cortadas son:

  • Crisantemo: puede durar hasta ¡¡¡un mes!!! con unos mínimos cuidados.
  • Clavel: hasta 21 días. Cuidado especial: eliminar todas las hojas sumergidas.
  • Orquídea: hasta 21 días. Cuidado especial: eliminar flores según se vayan marchitando.
  • Gladiolo: hasta 15 días. Cuidado especial: eliminar flores según se vayan marchitando.
  • Azucenas y lilium: hasta 15 días. Cuidado especial: eliminar las anteras (estambres productores de polen).
  • Rosas y tulipanes: no suelen sobrepasar los 10 días.

 

Cuidados generales de los ramos de flores

De forma general, a cualquier ramo de flores le vendrá muy bien seguir estos consejos.

  1. Realizar un corte limpio del tallo, sin aplastamiento, y en bisel, para que se aumente la zona de absorción de agua.
  2. Recortar todos los días la parte baja del tallo para evitar putrefacción.
  3. Eliminar la hojas sumergidas. Tienden a pudrirse y esto reducirá considerablemente la vida del ramo.
  4. Eliminar los adornos del ramo (plástico o papel) o, al menos, evitar que queden sumergidos, disponiéndolos por encima del jarrón.
  5. Cambiar el agua del florero a diario, para evitar la proliferación de bacterias. Mejor aún si en el agua echamos unas gotas de lejía (la proporción idónea es de 1 mililitro por litro de agua).
  6. Si queremos usar productos químicos conservantes florales, no hay que cambiar el agua a diario.
  7. También hay productos "caseros" que favorecen la duración de las flores, como el azúcar (aunque no a todas las flores les sienta bien y es contraproducente si nos pasamos), la aspirina (en especial la que lleva vitamina C) y el ácido cítrico.

 

Con estos cuidados, tan sencillos, puedes llegar a duplicar o, incluso, a triplicar la duración de tus ramos.